Sáb09202014

Hoy esJue, 18 Sep 2014 8am

¿Ignorancia o soberbia? En la cuerda floja concejales de Bojacá

Cinco de los nueve concejales del municipio de Bojacá podrían quedar inhabilitados, a riego incluso de ir a la cárcel. Un error, por ignorancia de la ley o por soberbia de su investidura, contra la Personera Municipal, los tiene en la cuerda floja.
Para el gerente de una compañía privada, Luis Antonio Cortés Camacho, Omar Leonardo López Molina, Francisco Alfonso Cruz Pombo, Efraín Obregoso Izquierdo y Daniel Wilches, cinco concejales del municipio de Bojacá, no habrían cometido alguna falta o delito de gravedad, por el hecho de bajarle el sueldo a un empleado.
Sin embargo, reducir el salario a un empleado de una compañía privada no es lo mismo que reducírselo a un funcionario público, por lo memos, no en el campo legal. Por este motivo, para la funcionaria afectada de nuestra historia, Gloria Marcela Gaitán Chiriví, personera de Bojacá, los cinco concejales de dicha municipalidad afectaron sus derechos laborarles, al decidir, sin argumentos jurídicos, desmejorarla salarialmente y, en consecuencia, vulnerar sus derechos legales y constitucionales.
Ante la queja de la Personera, instaurada en junio del año 2012, la Procuraduría Provincial de Facatativá, después de abrir indagación preliminar el 28 septiembre del mismo año, finalmente, en audiencia pública les dio a conocer los cargos por los cuales están siendo investigados, el pasado 7 y 9 de mayo.
El órgano de control les endilgó cargos por haber promovido, en sesión plenaria del 14 de mayo del 2012, la iniciativa que contribuyó a que fuese aprobado un acto administrativo notoriamente contrario a la ley, puesto que fijó un salario para la Personera, por debajo del establecido para la Alcaldesa, cuando la normatividad vigente dispone que el salario de  alcaldes y personeros debe ser igual en todos los municipio del país, sin importar la categoría del ente territorial”.
Para la Procuraduría, la falta disciplinaria en cuestión, vulneró normas que estipulan obligaciones como: cumplir y hacer que se cumplan los deberes contenidos en la Constitución y las leyes; cumplir con diligencia y eficiencia el servicio que les sea encomendado y abstenerse de cualquier acto u omisión que cause la suspensión o perturbación injustificada de un servicio esencial; tratar con respeto, imparcialidad y rectitud a las personas con que tenga relación por razón del servicio. Igual que incumplir los deberes o abusar de los derechos o extralimitar las funciones contenidas en la Constitución,…, las leyes...”.
Por los motivos expuestos, “la responsabilidad en su comisión se le endilgó provisionalmente a cada uno de los disciplinados a título de DOLO”.
Sobre los cabildantes gravita la cárcel
Para el Ministerio Público, los cinco concejales incurrieron con su comportamiento en una falta disciplinaria gravísima, según lo dispuesto en la Ley 734 de 2002, en su Artículo 48, la cual reza: “Son faltas gravísimas las siguientes: realizar objetivamente una descripción típica consagrada en la ley como delito sancionable a título de dolo, cuando se cometa en razón, con ocasión o como consecuencia de la función o cargo, o abusando del mismo...”.
Continúa la descripción: “en la medida que la conducta asumida por los disciplinados, puede subsumirse en el tipo penal previsto en el Artículo 413 del Código Penal “Prevaricato por Acción”, de nuestro Estatuto Punitivo: “El servidor público que profiera resolución, dictamen o concepto manifiestamente contrario a la ley, incurrirá en prisión…”, en la medida que se consideró que cada uno de los concejales aquí investigados desarrollaron la conducta con pleno conocimiento y voluntad.
El fallo definitivo de la Procuraduría Provincial de Facatativá se conocerá en los próximos días.

Por: Luis Lozano  Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

email this page